miércoles, 15 de septiembre de 2010

Juegos Tipícos Chilenos

*En el mes de la patria, te invitamos a conocer los juegos que son parte de nuestras tradiciones.Por Luis Felipe Caneo.

Al hablar de las diversas tradiciones que nos caracterizan como pueblo resaltan los juegos tipícos, en los cuales la destreza y la capacidad fisíca, en otros, son la clave para triunfar en ellos.La gran mayoría de ellos son de otras partes del mundo, llegados a éstas tierras junto con los españoles en el siglo XVI.He aquí una mirada a algunos de ellos:

-Trompo:Conocido mucho antes de su arribo a Chile, el trompo aparece en Chile conjuntamente con los españoles,logrando con el tiempo una gran popularidad.En el pasado eran construidos con madera de espino por artesanos, mas, los tiempos modernos aparecieron y, en consecuencia, la fabricación se industrializó, dando como resultado un trompo con una madera blanda, incapaz de poder rendir al máximo en la conocida prueba del "quiñó": consiste en herir al otro con la púa.

El desafío del círculo dibujado en el suelo era otra de las pruebas que debía pasar:el objetivo es que uno de los participantes debe tirarse primero y quedar girando dentro del círculo, el objetivo es que los otros le intenten pegar al mismo tiempo. Cuando termina de girar, debe quedarse fuera del círculo, no está permitido retirarlo ya que debe sufrir los golpes de los otros.En caso de que el trompo salga del área y si sigue girando, se puede tomar con la mano, debe seguir en el mismo estado y luego debe regresar al círculo.Así es el juego, sin un término establecido."El trompo que caía en desgracia era llevado a la cama de la choca donde terminaba todo astillado por los púazos de los demás trompos", nos cuenta Oreste Plath.

-Corre el anillo:Fue uno de mis juegos de infancia.Se originó en Francia, donde es conocido como "le furet".Llegó al país en el siglo XVIII, adquiriendo una gran popularidad, la cual en este último tiempo ha ido decayendo en una sociedad que prefiere lo material ante todo.Consiste en que un grupo de niños se ubican uno al lado del otro o en un semicírculo, con sus manos juntas y semiabiertas. Se selecciona a uno de los participantes, quien encierra en sus manos una moneda o un anillo. Se va pasando entre todos los jugadores,quienes esperan ser los depositarios del objeto.El seleccionado va, mientars está haciendo su función, recitando:Corre el anillo por un portillo, pasó un chiquillo comiendo huesillos, a todos les dio menos a mí. Eche prenda señorita o caballero, quién la tiene diga usted..Debe consultarle a alguien si sabe quien tiene el anillo, en caso de acertar pasa a ocupar el puesto y si no debe entregar una prenda, la recupera después de una penitencia.

-El volantín: En el año 200 AC, un general chino, de nombre Han Sin, creó el volantín, el cual rápidamente logró popularidad en su país de origen, a tal punto que el noveno mes del año está dedicado a el.Llegó a Europa en el siglo XVI y en el XVII a Chile, transformandose en uno de los elementos característicos de las fiestas.Pero ,también, generó problemas:en 1795 se dictó una orden que condenada a 6 días de prisión al responsable de causar disturbios con un volantín, pues en aquellla época eran comúnes los golpes sufridos por personas que les caía una teja producto de alguna pirueta de un volantín.

-Las bolitas:Una de las imagenes que tengo grabada en mi mente de mis primeros años de colegio es yo jugando a las bolitas, en donde, al igual que en los negocios, habían dìas mejores y otros para el olvido.Apareció en Chile en el siglo XX, la esencia de juego es bien simple: se deben chocar bolitas entre sí, es a partir de ello que surgen diversas pruebas, como, por citar un ejemplo, la troya: todos los jugadores por igual ponen bolitas dentro de un círculo dibujado en la tierra, para luego por turnos lanzar sus bolitas dentro del círculo intentando de que salgan la mayor cantidad de bolitas del círculo en cuestión.Todo finaliza cuando ya no quedan más bolitas en el área.

-El palo encebado: Todo partió en Nápoles, entre los siglos XVI y XVII, en ese lugar se desarrollaban fiestas populares en las cuales se ponía una montaña artificial,simbolizaba el Volcán Vesubio: de su cráter aparecían, asemejando a una erupción, todo tipo de comida, logrando un éxito rotundo, se le denominaba “cucaña”. Tiempo después la montaña fue remplazada por un alto poste que colgaban salchichones y aves.Empezó a nombrarse como "palo ensebado"cuando a los elementos ya mencionados se le pusó jamón.

En definitiva, los juegos son una parte de nuestras tradiciones que nos une como pueblo.Es de esperar que su difusión se mantenga a lo largo del tiempo y no se extingan, como ha sucedido con otros elementos de nuestro patrimonio.

¿Qué anecdotas recuerdas que te hayan pasado con estos juegos?.Te invitamos a opinar en nuestra zona de comentarios.